• Mar. Jul 5th, 2022

Murió mi mamá ‘Eustaquia’, pero ‘Sí Hay’, legado y chicharrón para rato

PorRadio Valledupar

Abr 30, 2021

Abrumada por el trabajo, la edad y el fogón debido a toda una vida dedicada a la cocina, partió a la eternidad Ana Ilse Villalba, más conocida como ‘Eustaquia’ o ‘Sí Hay’, 48 años, preparando los chicharrones más sabrosos de Valledupar.

Durante años, el famoso restaurante de Eustaquia ha sido un motivo más para comer, un regalo para la vida.

Pese a sus quebrantos de salud, con dolores en cara y cuerpo, problemas de hipertensión, nunca hubo impedimento para estar al frente de su negocio en sus últimos días de vida; a solicitud de sus clientes preparaba los platos preferidos.

El chicharon con yuca, el más solicitado, es el plato de la sazón.  Para muchos “El Campeón de Valledupar”, Este plato rico en sabor bien posicionado en la capital vallenata, hasta tal punto que su nombre ya es marca registrada.  ‘Sí Hay’, donde ‘Eustaquia’.

Frente a la gobernación del Cesar y últimamente en la carrera 13 con calle 17 barrio Loperena, se encuentra este restaurante especializado en cocina criolla colombiana y local.

La mística del lugar consiste en sentarse en el andén de la calle 16 y vivir una experiencia de comida criolla, sin pretensiones.

Para llegar a su preparación, es muy fácil pero pocas manos logran la sazón.  Tocino y cerdo a la olla, era lo que siempre manifestaba la dueña de la casa.

“Aquí, hacemos un corte grueso de tocino, cocido en una olla grande durante tres horas, queda tan crocante que se pensaría que le agregamos- ron aceite, ¡pero no! Ese es mi secreto, dejo que se cocine en aceites lentamente, hasta obtener una piel crocante sin grasas añadidas” solía decir Eustaquia.

A la hora de probar este plato se pueden sentir tres sensaciones en la boca: el crocante de la piel, la jugosidad de la grasa y la suavidad de la carne. Finalmente, lo acompañan con yuca, papas cocidas o fritas, chimichurri, suero criollo, crema de ajo acompañado de un buen jugo de limón. Definitivamente, este es un plato que combina técnica y sabor para sorprender a los paladares más exigentes.

Todo un legado

Maritza Arias Villalba, aprendió el arte de su señora madre. Mary, como le llaman sus clientes describió a Eustaquia como una mujer guerrera, que deja muchos ejemplos, un gran legado que entrega a sus hijos, a quien enseñó a trabajar en forma honrada, honesta y a luchar la vida.

“Nos ganamos la vida con la venta de los chicharrones, chinchurria, pajarilla, corazón y alternamos con papas rellenas, empanadas, carimañolas, picadas de vísceras, tanto de res como de cerdo, y otros productos acompañados de agua de panela y limón que no puede faltar para acompañar el plato, y si lo prefieren un jugo de corozo, agua de maíz o un guarapo de piña” sostuvo con voz entrecortada Mary.

“Hoy nos duele su partida, pero aquí está su legado, sus empleados, tristes como Bertina Vidal Nieto, Sara Gámez, madres cabeza de hogar que con este trabajo levantan a sus hijos en una jornada de 1:00 de la tarde hasta las 9:00 de la noche, cuando ya todo lo preparado ha sido apetecido por clientes” dijo en medio de la tristeza.

El chicharrón de Eustaquia ha sido apetecido por grandes personalidades entre ellos los ex gobernadores, Lucas Gnecco Cerchiario, Cristian Moreno Panesso, Hernando Molina, los ex alcaldes; Aníbal Martínez Zuleta, ya fallecido, Rubén “Ava” Carvajal, Ciro Pupo y Fredys Socarras. Artistas vallenatos de la talla del desaparecido Nicolás Elías “Colacho” Mendoza, y su hijo Wilber Mendoza, Tomas Alfonso “Poncho Zuleta”, Jean Carlos Centeno, Omar Geles, Miguel Morales, Cocha Molina, y otros que disfrutaron y disfrutan del buen gusto de un chicharrón.

Todos los clientes de Eustaquia hoy lamentan su muerte, para muchos ha sido elegida como la mejor cocinera de Valledupar, un premio o pergamino que no fue entregado, pero es el reconocimiento a una lista de los mejores restaurantes de comida criolla vallenata.

Dentro de su experticia, han sido reconocidos por tener varias formas de preparar chicharrón para sorprender a los amantes de este plato.

Definitivamente, este es un plato que combina técnica y sabor para sorprender paladares más exigentes, comida callejera para personas des complicadas.

Un comentario en «Murió mi mamá ‘Eustaquia’, pero ‘Sí Hay’, legado y chicharrón para rato»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.