• Mié. May 25th, 2022

Extraditaron a Estados Unidos a “Otoniel”, del Clan del Golfo, por narcotráfico

PorRadio Valledupar

May 5, 2022

El jefe del Clan del Golfo, señalado responsable de masacres, reclutamiento de menores de edad y desplazamientos fue entregado a la justicia estadounidense, que lo requiere por tráfico de drogas. Tras siete meses privado de la libertad, fue montado en un avión este 4 de mayo.

Siete meses duró detenido en Colombia quien, durante varios años, fue el hombre más buscado del país. Tras un operativo que lo cazó por más de un lustro, varios de sus familiares tras las rejas y muchos de sus socios extraditados, Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, fue enviado a Estados Unidos. Las autoridades colombianas lo entregaron a los norteamericanos para que responda allí por delitos de narcotráfico, mientras en Colombia es señalado de masacres, asesinatos selectivos, reclutamiento de menores de edad y otros crímenes.

Desde el día que anunció su captura, el presidente Iván Duque dijo que extraditaría a Otoniel a Estados Unidos e incluso lo llamó “sabandija” y otros calificativos. La justicia norteamericana requiere en tres procesos distintos por cargos de narcotráfico a quien fuera el jefe de la organización criminal más grande en la actualidad en Colombia: el Clan del Golfo. Finalmente, el visto bueno de la Corte Suprema a su extradición llegó el 6 de abril y, dos días más tarde, Duque firmó la orden para hacerla efectiva.

Desde la Casa de Nariño, rodeado de la cúpula militar y de los ministros de Justicia y de Interior, el presidente Duque celebró la extradición de Otoniel. Les agradeció a las Fuerzas Militares, a la Policía y a la Fiscalía por las investigaciones que lograron la captura del capo. También extendió el agradecimiento a la Corte Suprema y a la JEP por salirle al paso a los intentos del jefe del Clan del Golfo de frenar este proceso. Y añadió: “En nuestro Gobierno, a los narcoterroristas se les captura y se les extradita. O también, se les da de baja”.

La tutela en el Consejo de Estado contra la extradición

Mientras se ultimaban detalles para asegurar el envío de Otoniel a Estados Unidos, llegó una tutela al Consejo de Estado que frenó, aunque no detuvo, la extradición. El 29 de abril el alto tribunal emitió una medida cautelar con la que le ordenaba al Gobierno suspender el proceso hasta que se resolviera de fondo una tutela en la que un grupo de víctimas exigían una cosa: verdad. A su juicio, una vez el jefe máximo se subiera a un avión con rumbo al norte, se llevaría consigo lo que sabe de la guerra.

Este 4 de mayo, la alta corte levantó su propia medida cautelar, dándole vía libre al Gobierno para hacer realidad la extradición. En un documento de dos páginas, el Consejo de Estado explicó que las víctimas que interpusieron la tutela no habían agotado todas las instancias que les quedaban para pelear el envío de Otoniel a Estados Unidos. “Al advertir que el acto administrativo acusado, esto es la Resolución número 078 de 8 de abril de 2022, que dispuso la extradición del mencionado señor, no se encuentra en firme; es claro que no ha producido efectos en el mundo jurídico”, dijeron.

Los nombres que salpicó “Otoniel”

Durante el tiempo que estuvo detenido, Otoniel habló con la Fiscalía, con la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y con la Comisión de la Verdad. No alcanzó a hablar con periodistas, pero tenía una entrevista programada para el 5 de mayo. Su trasegar por guerrillas, grupos paramilitares y clanes del narcotráfico dio para que los magistrados del tribunal creado con el Acuerdo de Paz lo citaran, en varias ocasiones, para preguntarle sobre falsos positivos y la violencia en Urabá. Sin embargo, en su última declaración, el jefe máximo del Clan del Golfo se despachó y habló de nexos con políticos y empresarios.

Señaló, por ejemplo, que el candidato presidencial Luis Pérez tendría nexos con alias Mi Sangre, un temido jefe paramilitar. También habló de pagos al excomandante del Ejército, Mario Montoya; y de las supuestas gestiones del excomandante de las Fuerzas Militares, Leonardo Barrero, para que las Autodefensas se movieran a sus anchas. E, incluso, de pagos al exdirector del DAS Jorge Noguera para asegurar que nombrara en Casanare a un directivo supuestamente favorable a los paramilitares: Orlando Rivas.

De hecho, Otoniel intentó entrar a la JEP para obtener beneficios. Le aseguró a la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas que, como miembro de las Autodefensas y del Clan del Golfo mismo, había promovido y financiador el conflicto. Es decir, que podría entrar en la categoría que esa corporación define como “tercero civil”. Prometió contar la verdad e incluso sugirió que se convertiría en un “gestor de paz” para asegurar un sometimiento del Clan del Golfo a la justicia. Pero la justicia especial rechazó de plano su solicitud en marzo de 2022.

La entrevista frustrada

También intentó hablar con medios de comunicación, pero no pudo. Luego de trabas y un largo proceso judicial, la Unidad Investigativa de Noticias Caracol tenía programada para el 5 de mayo, a las 8:00 a.m., una entrevista con el capo. A pesar de que les pusieron varias talanqueras, un juez de Bogotá le ordenó a la Fiscalía garantizar que el equipo periodístico pudiera hablar con Otoniel. En el fallo se lee que la entrevista misma “contribuye de manera directa a la protección de los derechos fundamentales de las víctimas, pues las mismas tienen derecho a saber lo que ocurrió y el ejercicio de dichos derechos no pueden ser obstaculizado por la parte accionada”. Al final, se truncó.

‘¿Por qué fue importante la captura de “Otoniel”?

Otoniel ganó notoriedad y se volvió el objetivo principal de la Fuerza Pública cuando hacia 2009, tras la extradición de alias Don Mario quedó como jefe máximo del Clan del Golfo, organización criminal era denominada Los Urabeños. La dirigía, además, de la mano de su hermano, alias Giovanny, quienmurió en una operación militar en 2012. Así, durante los últimos diez años, se volvió en una obsesión capturarlo, ya que, tras la firma del Acuerdo de Paz, su organización pasó a ser la mayor exportadora de droga y la responsable de buena parte de la violencia en el país.

En el pasado estuvo en las Autodefensas Unidas de Colombia, particularmente en el bloque Centauros. Tras la desmovilización de los grupos paramilitares, Otoniel fue expulsado de Justicia y Paz por no comparecer y continuó delinquiendo. Ya había hecho la misma jugada en el pasado, cuando en los años noventa se desmovilizó la guerrilla del Epl, a la cual también perteneció. Y antes había estado en las Farc. Todo un señor de la guerra que se va a Estados Unidos, como dijeron las víctimas, con toda la verdad que conoce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.